De la serie Plan para una vejez sin hijos.

hogar-unipersonal

El número de adultos mayores en nuestros países va en aumento. Ésta es una realidad ya habitual en Latinoamérica debido al rápido cambio demográfico, y aquí radica el valor de tener una buena calidad de vida. En casi cualquier edad de la vida adulta, es posible controlar dónde se vive, cómo se vive y con quien se vive, pero se vuelve un desafío mayor a medida que envejecemos y para las Mujeres Sin Hijos esto no puede ocurrir sin un plan.
Y yo me pregunto no solo cómo quiero envejecer sino dónde quiero envejecer. Tengo el sueño de encontrar una comunidad, un lugar amable para personas mayores, pensado para ancianos no como la ciudad o la vida en general.
Desde hace muchos años se han desarrollado en Chile algunas experiencias de residencias para adultos mayores autónomos, que bajo la modalidad de comunidades de convivencia, se apoyan recíprocamente para conservar estilos de vida independientes, pero bajo el apoyo de una institución. Siempre será más favorable preservar la independencia el mayor tiempo posible, lo más tarde en la vida, pues es una situación que está a la base de nuestra dignidad personal. 

Si uno está cansada de vivir sola, o interesada en viviendas comunitarias es necesario aprender acerca de las diferentes opciones y cómo hacer que funcionen para una.
Existe una nueva tendencia que es crear a tus propias comunidades del retiro.
La construcción de la propia comunidad del retiro mientras que uno sigue siendo joven permite que desarrollemos relaciones antes de que cualquier persona necesite demasiada ayuda.

envejecer-en-comunidad

Estas comunidades de retiro, se están configurando de diversas formas, de hogares compartidos a comunidades “cohousing”,  generando comunidades de vecinos que eligen vivir en la misma área, se conocen y se cuidan unos a otros, lo que incluye cocinar y hacer diligencias juntos y cuidar de los otros cuando estén enfermos. Y esto no es sólo para personas mayores sino que son comunidades multigenerationales.
Otra versión de vivienda compartida es rentar cuartos en tu casa a mujeres u hombres solos, de mediana edad. Así uno tiene una casa donde llegar y no se está viviendo con sus hijos, claro que esta situación es claramente un acuerdo entre propietarios e inquilinos, y no una comunidad intencional propiamente tal. Las personas no pasarían mucho tiempo juntos, pero se puede organizar al menos una comida compartida al mes. Pero es bueno llegar por la noche y que alguien te diga:” Hola, ¿cómo ha estado tu día? “
El viaje hacia una comunidad comienza por conocerse unos a otros.

quiero-conocerte

La construcción de una comunidad de vivienda cooperativa es un proceso más deliberado y toma mayor tiempo. Es necesario encontrar personas interesadas, elegir el sitio y comenzaron a trabajar en la comunidad.

Aquí dejo unos links para investigar. Lo que es yo tengo bastante trabajo por hacer al respecto partiendo por investigar que existe en Chile y si hay alguna opción en otro país que sea viable porque aparte de las casas de reposo o las senior suites no conozco o no se difunde mayor información al respecto.

http://www.womenlivingincommunity.com
http://www.cohousingco.com
http://belladepaulo.com

——————————————————————————————————–

Mujer Sin Hijos, un aporte a la evolución de la visión femenina.