De la serie Ceremonias de Sanación

Ceremonias-de-sanacion

Las ceremonias de cierre son muy importantes para los seres humanos y así como los Círculos de Mujeres también se han ido perdiendo en nuestra cultura occidental.
Las culturas ancestrales tenían la noción clara del valor del rito. Esa comprensión tal vez instintiva de que un ciclo termina y otro comienza y que es necesario una “forma de pasaje”, tiene un gran valor práctico, sobre todo a la hora de sanar nuestra parte psicológica y espiritual. 

En mi caso he vivenciado lo liberadoras y sanadoras que pueden ser y, si hemos trabajado en nuestro duelo de ser Mujeres Sin Hijos y nos sentimos preparadas para dar un paso adelante, necesitamos apoyar nuestro proceso con una ceremonia de cierre.
En algún momento de nuestro duelo consciente o inconsciente, nos llegará la necesidad de cerrar la etapa. Es muy cierto que el tiempo hace su trabajo y cura, o al menos nos prepara para comenzar conscientemente a soltar amarras, dejar ir el pasado, los sueños no cumplidos y retomar nuestra vida.

duelo-oculto.

Cuando nos enfrentamos a la muerte de un ser querido, el rito de funeral es lo que marca ese momento del cierre. Y eso es lo que nosotras, Mujeres Sin Hijos, hemos vivido. Nuestros sueños de tener una familia con hijos nos han acompañado una parte tan grande de nuestras vidas que merecen ser honrados con ternura y ser atestiguados con respeto a medida que nos movemos a la siguiente etapa de nuestra vida, y aquí radica la importancia de que hagamos nuestra propia ceremonia. 

La no realización un “rito de despedida” hace que muchas de nuestras emociones sigan demasiado vivas y las arrastremos cada nuevo momento que vivimos en la actualidad impidiéndonos seguir adelante. Ese ritual de término, esa despedida es la que nos permite perdonarnos por los errores cometidos y felicitarnos por los logros para así construir confianza desde lo que sí fue positivo.

El comenzar a soltar partes de nuestra vida en las que una ha pensado durante mucho tiempo puede ser bastante doloroso. Pero si hemos llegado a esta etapa sabemos cómo y por qué llegamos a donde estamos hoy, no para reprocharnos lo tontas que hemos sido, sino más bien para entender las cosas con más detalle. Porque, enterrados en la oscuridad, ocultos en esos lugares que no queremos mirar también están las cosas que tenemos que redescubrir, desenterrar, pulir y traer a la luz de nuestras nuevas vidas como dice Jody Day.

Para realizar un ritual se necesita mucho coraje y espero que esta sea una poderosa herramienta para ponerlas en movimiento y cambiar las cosas. Hemos abierto una parte de nuestro corazón que puede haber estado cerrada por un largo tiempo. 

Y si no nos sentimos capaces de hacerlo ahora, podemos hacerlo en una fecha posterior, cuando nos sintamos preparadas, pero no dejemos de hacerlo. 

rituales

Las ceremonias de sanción que iré publicando son solo algunas ideas para que puedan realizar la suya propia. Serán de ayuda, pues es un duelo mas, un poco distinto al resto, y hay formas de cerrar estas etapas con tranquilidad, y conformidad, y comenzar otras nuevas de todas maneras. Si conocen a otra Mujer Sin Hijos que entienda lo que han vivido y que pueda estar con Ustedes ya sea como testigo de la ceremonia, o si pueden hacerla juntas, será una experiencia de apoyo invaluable.

Desde mi corazón las abrazo a todas.
TereD. 

——————————————————————————————————–

Mujer Sin Hijos, un aporte a la evolución de la visión femenina.

Este es un proyecto que está vivo y en constante evolución.
Si quieres colaborar o tienes una idea que sume, estaré encantada de escucharla.
Envíame un email a: mi historia@mujersinhijos.com.