Estás en un asado y la hermana de tu cuñada entabla una conversación. Inevitablemente te pregunta, “¿Tienes hijos?” ¿Qué dices?

 Las gran pregunta es:

que-queremos-decir

Es posible que necesitemos un par de discursos a mano, dependiendo de si estamos respondiendo a un extraño entrometido en un autobús, alguien con quien podríamos reunirnos de nuevo (la tía vecino o un nuevo conocido negocio), o alguien conectado con gente que conocemos bien (la cuñada de tu amiga).

TODA-LA-VERDAD

Necesitamos estar preparadas para dar tanta o tan poca información como queramos y no sentir que tenemos que responder a sus preguntas. Está perfectamente bien decir: “No tengo ganas de hablar de esto aquí”, y luego cambiar de tema … sólo tenemos que tener preparado el tema al que vamos a cambiar.Leer mas