Mucha gente piensa que una ha escogido no tener niños o que no puede tener niños. Pero no es tan sencillo. Tampoco es que se tienen o se adoptan. Pero aquellas de nosotras que somos Mujeres Sin Hijos por circunstancia sabemos que esa no es toda la historia. Hay muchas más razones por las que no se tienen hijos, por ejemplo:

  1. No haber encontrado una relación adecuada hasta que terminamos nuestros años de fértileNo haber encontrado una relación adecuada hasta que terminamos nuestros años de fértiles.
  2. Ignorancia sobre nuestra fertilidad y no darnos cuenta de que la edad en que muchas mujeres pensamos que tenemos que preocuparnos es a los 40, cuando en realidad esa edad es cuando somos mucho más jóvenes.
  3. Pensar que no queremos niños debido a nuestras propias infancias difíciles, antes de darnos cuenta, demasiado tarde, de que no estábamos condenadas a repetir la misma historia con nuestros propios hijos.
  4. No poder darnos el lujo de tener un hijo por nuestra cuenta, y no confiar en que podremos mantenerlo y por lo tanto no correr el riesgo de traer un hijo a una vida de pobreza.
  5. Pasar nuestros 30 sanando heridas de la infancia en terapia, y luego darnos cuenta que ya es tarde para encontrar una pareja sana y formar una familia.
  6. Tener un compañero que no quiere hijos.
  7. Estar en una relación emocionalmente abusiva que destruye nuestra confianza y de la que nos toma demasiado tiempo salir, recuperarnos y encontrar una pareja adecuada con quien tener hijos.
  8. No hacer de la maternidad una prioridad y de alguna manera esperar que «sólo ocurra» algún día.
  9. Tener con un compañero que dice querer hijos más adelante pero el tiempo nunca es adecuado para ellos.
  10. Problemas de esterilidad nuestro.
  11. Problemas de esterilidad de nuestra pareja.
  12. Problemas de esterilidad de ambos miembros de la pareja.
  13. Algunas razones por las que no se tienen hijos: Aborto.
  14. Muerte súbita, mortalidad temprana.
  15. Estar con una pareja que se haya realizado una vasectomía y para quienes no es posible revertir el proceso.
  16. Salir de un convento u otra reclusión porque queremos la oportunidad de tener hijos, sólo para ser incapaces de encontrar una pareja o darnos el lujo de hacerlo por nuestra cuenta.
  17. Enviudar.
  18. Haber nacido sin un sistema reproductor completamente desarrollado.
  19. Nuestra propia orientación sexual o la de nuestra pareja que nos lleva a la ruptura de la relación.
  20. No sentirnos cómodas con la fecundación in vitro u otros tratamientos.
  21. No poder pagar los tratamientos de fertilidad.
  22. No poder permitirnos el lujo de continuar con los tratamientos de fertilidad.
  23. Que se nos nieguen los tratamientos de fertilidad.
  24. Que nuestra pareja o nosotras mismas hayamos estado enfermos durante nuestros años más fértiles y esperar a que uno o ambos recuperen la salud.
  25. Estar al cuidado de un familiar enfermo, ancianos, discapacitados o vulnerables durante nuestros años fértiles.
  26. Haber sido «madre» de nuestros hermanos más pequeños en lugar de nuestra madre (por enfermedad, ausencia, muerte, adicción, depresión, etc.) y así creer que habíamos ‘tenido suficiente con la maternidad’ sólo para darnos cuenta, demasiado tarde, de que nos gustaría tener hijos propios.
  27. La pérdida de una relación clave debido a la desaprobación de la familia, por motivos religiosos, culturales, de clase, financieros u otros motivos, y luego no encontrar otra pareja para empezar una familia.
  28. Tener problemas de herencia genética nuestra o de nuestra pareja, que nos hacen decidir no correr el riesgo de tener hijos.
  29. Necesidad de ahorrar suficiente dinero para comprar una casa y pagar las deudas de la universidad antes de poder darnos el lujo de comenzar una familia, sólo para que después sea demasiado tarde.
  30. Estar con una pareja que ya tiene hijos y no quiere más.
  31. Ser incapaz de quedar embarazada con los óvulos que se congelamos cuando éramos más jóvenes.
  32. No estar seguras de si queremos ser madres dándonos cuenta demasiado tarde de que realmente queremos una familia.
  33. Haber tenido una pareja con adicción o problemas de salud mental que copaba tanto nuestra vida que luego fue demasiado tarde para tener hijos.
  34. Ser incapaz de adoptar debido a ser soltera, no tener fondos suficientes, tener la edad equivocada, ser del género equivocado, de la etnia equivocada, discapacitadas o ser rechazadas por una variedad desconcertante de razones.
  35. No desear tener hijos.
  36. No sentirnos cómodas con usar óvulos de donantes trayendo con ello el fin de nuestros tratamientos de fertilidad.
  37. Algunas razones por las que no se tienen hijos: Porque ningún tratamiento de fertilidad funcionó.
  38. Esperar que nuestra pareja se haga la idea de tener una familia, sólo para descubrir luego que han decidido que definitivamente no quieren hijos.
  39. Recuperarnos de algún problema de adicción al final de nuestros años fértiles.
  40. Enterarnos de que la persona con la que hemos estado en una relación los últimos años está en realidad casado y con hijos.
  41. Algunas razones por las que no se tienen hijos: Adoptar a un niño y luego encontrar que aunque ahora todo el mundo piensa que eres ‘madre’ , todavía te sientes ‘sin hijos’ y además culpable por ello.
  42. Encontrarte en una relación en la que no te sientes cómoda de traer niños a ella.
  43. Tratar de concebir durante varios años sólo para descubrir que debido a un error quirúrgico un dispositivo de anticonceptivo intrauterino que debería haber sido eliminado se encuentra todavía en su lugar.
  44. Trabajar y vivir en un ambiente dominado por un solo sexo por lo que es difícil encontrar una pareja adecuada.
  45. Condiciones médicas de uno o ambos miembros de la pareja que hacen convertirse en padre y madre sea difícil.
  46. Convertirse en madrastra y de que sea demasiado doloroso para los niños de tu pareja que ustedes tengan un hijo.
  47. Tener los ovarios dañados por la quimioterapia y que tu pareja no esté dispuesto a considerar la donación de óvulos.
  48. Que la persona que iba a dar en adopción a su bebé se arrepienta.
  49. Que la madre sustituta (alquiler de vientre) decida quedarse con su hijo genético.
  50. Que la madre sustituta (alquiler de vientre) sufra un aborto.

Podríamos continuar, pero creo que está claro, detrás de cada Mujer Sin Hijos hay una historia, una diferente para cada una de nosotras.

(El listado anterior es un extracto del libro Rocking the Life Unexpected de Jody Day)

 

——————————————————————————————————–

Mujer Sin Hijos, un aporte a la evolución de la visión femenina.

Déjate inspirar, agrega tu voz, tu historia también podría inspirar a alguien más.
Si quieres saber cómo compartir tu historia haz click AQUÍ y envíanos tus respuestas,
al mail de mujer sin hijos Mujer Sin Hijos, también puede ser un video, un poema, una canción, etc.

Pin It on Pinterest