lo-que-uno-cree

Nunca me he detenido a pensar en mis creencias. ¿Cuándo fue la última vez que actualicé mis creencias? Suena como una pregunta extraña, después de todo, uno cree lo que cree porque ¡cree que es cierto!

Pero, ¿lo es?
Es una pregunta que mucha gente nunca se hace porque, francamente, es mucho más fácil y más cómodo no hacerlo. La idea de que podríamos estar actuando con información errónea, y que tal vez lo hayamos hecho durante años, es una píldora difícil de tragar. Aún más difícil es el proceso mental requerido para poner a prueba lo que creemos saber, con el fin de establecer gradualmente nuevas y mejoradas creencias.

¿Y cómo actualizo mis creencias?

Primero reconociendo que puedo creer cosas que no son ciertas. Horror!!
La mayoría de las personas nunca llegan más allá de este paso. Mirando alrededor puedo ver cómo muchas de mis amigas, familiares, compañeros de trabajo y en especial yo misma me encuentro apegada a mis ideas sobre el mundo, sobre la vida, sobre las mujeres, lo que hes aprendido o desarrollado desde la infancia.
Reconocer que es posible que se tenga ideas que son incorrectas o incompletas es de por sí muy duro.

nociones-obsoletas

Pero, ¿cómo me separo de mis ideas? Parte de la razón por la que nos aferramos a nociones obsoletas es que las hacemos nuestras, que nos pertenecen; son una con nosotras. No podemos imaginar un mundo en el que estas cosas sean en verdad incorrectas o más que incorrectas, que no nos sirven.
Sería como crecer creyendo que somos verdaderas mujeres sólo si tenemos hijos. Me suena muy familiar. O que he estado anhelando tener hijos por tanto tiempo que creo que si no lo hago no seré feliz.
Incluso con una gran cantidad de pruebas de que no es así, esto es un salto mental muy grande de hacer, porque esas creencias están arraigadas en mi yo profundo, en mi identidad de mujer y ese ha sido mi punto de partida para evaluar todos los demás datos sobre el tema. Y así me he mantenido apegada a mi autoimagen de víctima por no tener hijos, sintiéndome incluso culpable de ser feliz y de disfrutar de los beneficios que me brinda el ser una Mujer Sin Hijos.

mujeres-que-me-inspiran

Para liberarme de una creencia determinada, necesitaré reconocer que es sólo una de entre muchas posibilidades. Con el fin de determinar lo que es un hecho y lo que es una ilusión, lo mejor es comprobarlo y es lo que comencé a realizar en este post anterior, cuando comencé a revisar los estereotipos y arquetipos femeninos con respecto a las mujeres sin hijos y cuando comencé a buscar mujeres sin hijos a lo largo de la historia y en la actualidad, lo que dio vida a las Mujeres que Inspiran Mi Caminar lo que ha sido hermoso porque como dije en esa oportunidadEncontré un tesoro. Hallé entre ellas a mujeres que he admirado desde pequeña, sólo veo estereotipos femeninos positivos como Dian Fossey, Bo Derek, Lauren Hutton, Simone de Beauvoir, Ángela Merkel y muchísimas otras. Pero lo más importante encontré familiares mías y amigas.”

revision-interna

En este proceso de re-invención sé que necesitaré llevar a cabo una revisión interna periódica acerca de mis ideas sobre la mujer, la familia, los hijos, el dinero, las teorías de la conspiración, filosofías, creencias espirituales, de cómo la sociedad debería funcionar, mis propios talentos y habilidades, la autoestima, la vida misma, para estar segura de que en un momento dado estoy tomando decisiones en base al conjunto de creencias personales disponibles más actualizadas.

Nunca es mal momento para reconsiderar lo que una cree que es verdad. Ninguna creencia debe estar a salvo de nuestra investigación, y todas deben ser revisadas regularmente. Hay una diferencia entre las creencias construidas sobre una base de pruebas objetivas, y las creencias que son basura popular porque han estado ahí desde que nacimos o cuentan con el apoyo de la mayoría de la sociedad.

 arquetipos

 Si quieres profundizar más sobre lo que lees en el blog o necesitas compartir más íntimamente lo que estás viviendo, únete a nuestro grupo privado de Facebook. Una comunidad de apoyo en línea inteligente, amable, compasiva, y privada de mujeres como nosotras de todo el mundo que viven lo que es ser una Mujer Sin Hijos en nuestro mundo obsesionado con la maternidad y donde compartimos nuestras emociones en un ambiente de mas intimidad y contención.
Si te sientes aislada ser parte de la comunidad será el comienzo de un nuevo punto de vista, así como nuevas amigas en línea y fuera de línea.

Si estás interesada y quieres formar parte de nuestra comunidad online escríbeme al mail de  Mujer Sin Hijos.

Pin It on Pinterest