De la serie Plan para una vejez sin hijos.

Tejer-una-red-de-apoyo

Cada vez más personas de edad avanzada se enfrentarán a una vez solitaria. Los hijos por lo general proporcionan aproximadamente el 70 por ciento de la atención a largo plazo. Pero no siempre son las mejores personas para tomar decisiones acerca de sus padres. En muchas de las dinámicas y las decisiones que tienen que hacerse en torno al fin de la vida surgen desacuerdos entre hermanos acerca de lo que mamá o papá pudo haber querido. Puede ser muy emocional.

Nosotras debido a que no tenemos hijos necesitamos ser mucho más abiertas y directas acerca de eso. Cuando llegue mi tiempo, no quiero sufrimientos innecesarios, o ser una carga para la sociedad. Quisiera morir de forma natural y espero tener los recursos para pagar por asistencia profesional.

Amigos-por-añosEl sistema de apoyo podría incluir una red de amigos y familiares que pueden mantener control sobre una, abogados para ayudar a negociar con el sistema de salud, un equipo de profesionales legales para ver la planificación patrimonial y quién estará a cargo de los asuntos financieros.

Las parejas a menudo eligen a sus cónyuges, y las personas solteras podríamos designar a hermanos, pero, como mencioné en el post anterior, seleccionar a personas cercanas a mi edad conlleva el riesgo de que mueran antes que yo.
Más de una persona podría estar a cargo de la atención médica y finanzas. Si mi primera opción es de aproximadamente mi edad, por ejemplo mis hermanos, debería igualmente designar un representante alterno que sea más joven. Podría elegir recompensar a alguien después de mi muerte por fungir como fideicomisario, pero la principal motivación de la persona debería ser la preocupación por mi bienestar y no mi dinero. Es un argumento, aunque no el principal, a favor de cultivar amigos de todas las edades.

Ampliar-circulos

Personas y organizaciones que pueden mantener un ojo en nosotras, amigas que nos puedan llevar al médico o alguien con quien podamos contar para pagar nuestras cuentas si estamos lejos por varias semanas. Esta red de seguridad podría incluir aparte de amigos, organizaciones de voluntariado, grupos de vecinos y centros para personas mayores. «La red social será nuestra red de seguridad».

Y esto no sólo cuando seamos ancianas ni porque necesitemos de tener a alguien que nos ayude sino que a partir de ahora mismo. Tener amigos no sólo de nuestra edad sino que también más jóvenes nos da una perspectiva distinta de nuestra vida, además de la que ya nos da relacionarnos con personalidades diferentes. Conocer nuevos puntos de vista, experiencias y valores siempre nos mantendrá actualizadas y vigentes.
Las amistades son vitales para todo tipo de cosas, pero en resumen se podría decir que nos ayudan netamente a sobrevivir en este mundo.

En nuestra sociedad actual tendemos a no entrometernos, amigos y vecinos deberían estar alertas a las necesidades de las ancianas sin hijos, y asegurarse de que estemos sanas y seguras. Porque una de las preguntas más aterradoras si es que algo me sucede es “¿Qué tal si algo me pasa y nadie me encuentra?”.

Soporte-afectivo

La verdad es que tengo bastante trabajo por delante y mucha investigación acerca de sistemas de soporte. Soy bastante nómada y tiendo a cambiarme de casa en forma constante. No pertenezco a ningún grupo de iglesia o deportivo, mis amistades hasta el momento son limitadas, casi todas de mi edad y siempre ha sido mi familia nuclear mi mayor apoyo. Soy afortunada de que nunca me haya sucedido nada grave en mi vida como para necesitar a alguien, si hoy me sucediera algo y no contara con mi familia son contadas las personas con las que podría contar… tarea pendiente, ampliar mis círculos.

¿Y ustedes?

——————————————————————————————————–

Mujer Sin Hijos, un aporte a la evolución de la visión femenina.

Pin It on Pinterest