Se acerca el día de la madre en Chile y el tema es que no es sólo un día.
Si bien la mayoría de los países lo celebran en Mayo, si pensamos bien esta celebración ocupa ¡todo el año! Tenemos en febrero, marzo, mayo, marzo, agosto, octubre, diciembre y el marketing y las redes sociales se encargan de recordárnoslo muy fuertemente inundándonos con anuncios de regalos para comprar, con semanas y semanas de anticipación.

Muchas de nosotras vivimos estas semanas previas y el día anterior llenas de emociones conflictivas. 

No importa cuál ha sido tu historia como Mujer sin Hijos, puede que este día te sea indiferente, te moleste, te duela o decidas disfrutarlo. Todo depende de en qué etapa del camino nos encontremos y que tan reconciliadas estemos con nuestra realidad, asumiendo que cada año tendremos esta celebración.

No es mi intensión hacer un post cada año hablando del día de las madres. Qué más podría decir o agregar a lo que ya está escrito o a lo que cada una de nosotras vive. Somos un grupo heterogéneo de Mujeres sin Hijos por diversas razones, pero tengo la certeza que dentro de nosotras existe una fuerza creadora y creativa tan grande que es la que nos da luces de cómo poder vivir esta experiencia anual cada vez con mayor sabiduría.

Nuestra misión de vida es ser felices, está en cada una de nosotras el superar condicionamientos, dolores y dificultades para reinventarnos y hacer de cada uno de nuestros días un momento tan valioso que ni siquiera el día de las madres nos pueda arrebatar.

A todas ustedes, maravillosas mujeres guerreras; a las que sueñan con sus hijos; a aquellas que esperan los resultados de un tratamiento; a quienes viven un luto para luego pasar a la aceptación; a las que han tenido una pérdida voluntaria, a aquellas que han tenido una perdida involuntaria y ya no pueden concebir; a las que se hacen cargo de sus padres convirtiéndose en sus madres; a quienes crían hijos que no son propios; a las que nunca los desearon; a aquellas que canalizan su energía creadora de vida en nuevos proyectos, empresas, comunidades; a las que no tiene madre, a las que no tienen madre y además no tendrán hijos va mi especial saludo de este día que a muchas no nos identifica, a otras nos causa dolor y otras hemos aprendido a disfrutar.

En esto amigas mías no hay recetas que nos sirvan a todas, les dejo aquí una recopilación de ideas de diferente sitios que he encontrado y he adaptado para ayudarlas a atreverse a cambiar nuestra mirada con respecto a maternar. 

Recuerda que vas por buen camino

El día de la Madre es una de esas fiestas en las que es fácil centrarse en lo que no tienes. Pero en lugar de detenerte en los aspectos negativos, céntrate en los aspectos positivos. Si te encuentras en un tratamiento o si decidiste dejarlos, piensa en qué lugar de tu recorrido estabas en esta época el año pasado y lo lejos que has llegado desde entonces. Piensa en lo que has logrado, no importa lo pequeño que pueda parecerte. Siéntete orgullosa de tu progreso. Recuerda que hoy día, y cada día, estás a un paso más cerca de alcanzar tu reconciliación y paz interior.

Evita situaciones incómodas

Si la sola idea de buscar un regalo o una tarjeta del día de la madre te llena de miedo o ver a una mujer embarazada te saca lágrimas lágrimas, tómate un tiempo fuera. Minimiza tu tiempo en tiendas e incluso con la familia. No te sientas culpable por ello. Tu madre lo entenderá. ¿Qué es el día de la madre, después de todo? – sólo otro día en el calendario. Esta semana, si las cosas se ponen difíciles, protégete a ti misma y ponte en primer lugar.

Prepárate para las preguntas

Al igual que con la mayoría de los eventos familiares, prepárate para un montón de preguntas relacionadas con la familia. Incluyendo las preguntas más temidas ¿Cuáles son tus hijos? ¿Tienes hijos? ¿Estás tratando de tener hijos? ¿Por qué no tuviste hijos? etc. A pesar de que las preguntas pueden sonar intrusivas, la mayor parte de la gente está tratando de ser amable o comenzar una pequeña charla. No te ofendas. Ármate con respuestas. Especialmente si algunas de esas preguntas te suenan insensibles. No dejes que otros decidan cómo te sientes sobre ti misma en este día – o en cualquier otro día.

Llama a tu red de apoyo

Si enfrentar el día de la madre u otro se te hace difícil, no sufras en silencio. Lo que te está pasando es perfectamente normal. El hecho de que te sientas fuera de sintonía con el resto del mundo no significa que hay algo mal contigo. Miles de otras no madres están experimentando sentimientos similares. Si te sientes triste, inadecuada o ansiosa, contáctate con las personas que están o han estado en tus zapatos y saben cómo te sientes. Únete a un grupo de apoyo en línea o foro de discusión. Conectarte con otras Mujeres sin Hijos te levantará el ánimo y hará que te sientas menos sola.

Usa el día como una oportunidad para compartir tu historia.

La mayoría de las personas no saben o no entienden cómo se vive sin hijos. En lugar de enfadarte con cosas que te podrían decir, utiliza la oportunidad para educarlos. Es el momento perfecto para hacerlo. Diles que has luchado con la infertilidad, o que por alguna circunstancia de la vida no tuviste hijos. O por qué has decidido no tenerlos. Hay una buena posibilidad de que nunca hubieran sospechado las razones por las cuales no tienes hijos. Quién sabe, puede haber de una Mujer sin Hijos que necesite oír tu historia así ayudarla y comenzar a generar redes de apoyo.

Si deseas compartir tu historia para ser publicada en la sección Testimonios de la página de Mujer sin Hijos envíanos un mail a mihistoria@mujersinhijos.com, contándonos cuál ha sido tu camino junto a una foto tuya.

Entiende que el Día de la Madre, no se trata de ti. 

No se trataba de hacerte feliz en realidad como muchas cosas esto ha sido tergiversado hasta nuestros días. Les dejo algo de lo que aparece en Wikipedia:

En 1868 Ann María Reeves Jarvis organizaba el ”Día de la Amistad de la Madre” y las “Reuniones del Día de la Madre” en que las madres se reunían para intercambiar opiniones sobre distintos temas de actualidad (No era para hablar acerca de ser madre).
En 1870 la poetisa y activista Julia Ward Howe escribió la Proclamación del Día de la Madre, un apasionado llamado a la paz y al desarme y los derechos de las mujeres.
En 1907 dos años después de la muerte de su madre, Ana Jervis quiso conmemorar el fallecimiento y organizó un Día de la Madre para hacerlo.

Si deseas conocer un poco más te dejo el link de Wikipedia

Perdona a tu madre.

Al menos por este día. Quizás tuviste una relación muy difícil con tu propia madre. Quizás estén alejadas desde hace un tiempo.
Tu madre hizo lo mejor que pudo, con las herramientas que tenía al alcance de su conocimiento y estado de consciencia. Ella hizo sólo lo que era capaz de hacer.
No estaba en realidad tratando de ser una madre horrible. Recuerda que no hay lugar en su psiquis que pueda escapar de tu madre. Haz las paces con tu madre interna,  hoy.

Celebra tu madre, abuela, madre y a quién consideres tu madre, tu maestra de vida. 

Ha habido muchas mujeres increíbles en tu vida que te han ayudado a convertirte en la persona que eres hoy. Haz algo especial y significativo para ellas. Envíale regalos anónimos, pasa tiempo con ellas, envía un breve correo electrónico, o simplemente haz algo de lo que te enseñaron. Los pequeños gestos son los mejores. No es necesario gastar mucho tiempo o dinero en esto pero intenta que sea entretenido para ti. Si no es divertido, no lo hagas.

Vive el duelo a tu madre fallecida. 

Después de los padres fallecen una puede quedar con la sensación de sentirse huérfana y el día de la madre puede sentirse como un día triste. Puedes recordarla contando historias de ella, o visitar el cementerio con flores, encender velas delante de su imagen, o escribir poesía y pensamientos conmemorativos.

No haga caso de la jornada. 

Algunas mujeres, por una variedad de razones, pueden encontrar día de la madre muy doloroso o fastidioso. No te sientas obligada a ser una parte de las celebraciones. Sal el fin de semana fuera, a la naturaleza, al cine. Invita a algunas amigos que no tienen hijos a venir a cenar, etc.

Déjalo salir. 

La infertilidad / pérdida es difícil. Muy dura. Las críticas pueden ser en extremo dolorosas, el sentirse invisible y estar fuera del sistema también. Así que en lugar de suprimir la ira, la tristeza, la frustración, preocupación, etc.,  deja salir todo fuera. Regálate unos 30-40 minutos para expresar tus preocupaciones y maldecir el universo, a la gente, al mundo, a la vida.
Escribe, haz ejercicio, grita!! Una vez que lo sacas fuera te sentirás mucho mejor. Ya no tienes que preocuparte de estar triste o enojada el resto del día, porque tú misma ya le has dado permiso para botar.

Reconoce lo que has logrado. 

Vivir con infertilidad y la pérdida no es para los débiles. Cualquiera que haya estado en este camino por mucho tiempo ha cambiado y seguirá cambiando. La mayoría de las veces, esto sólo ha sido para mejor. Es posible que hayas aprendido a ponerte de pie por tí misma, abogando por tus necesidades. Tu matrimonio / relación con tu cónyuge, amigos, la familia se puede haber fortalecido y profundizado de manera que no imaginabas posible. Quizás hayas superado su miedo a las agujas. Sea lo que sea, celebrarlo. Tomate un momento o dos para darte el reconocimiento que mereces por tu fortaleza. Te lo has ganado.

Sal de casa. 

Por muy tentador que sea para pasar el día en pijama viendo mala televisión, planifica pasar el día haciendo algún tipo de actividad. Si ver a la  familia te genera un conflicto, planifica un evento con amigas, no familiar. Si estar con la familia es un consuelo, pasa algún tiempo con ella. Sea lo que sea, sal de la casa!

Distracciones, distracciones, distracciones. 

Una vez leí que una emoción tiene una duración de unos 10 minutos. La razón por la cual las personas experimentan alguna emoción por períodos más largos es porque están “rumiando mentalmente” ya sea con imágenes mentales o con un diálogo interior. Así como salir de la casa, también será bueno encontrar alguna manera de distraerte. Una vez más, está bien estar triste, frustrada, etc., pero date un descanso de toda la locura también.

No sientas lástima por ti misma 

Sí, eso es correcto. Hoy decide no sentir lástima por tí misma. Puedes tener un día de “pobre de mí” el día antes y el día después del día de la madre, pero en el día de la dadre. Decide pasar el día celebrando lo que tienes: una hermosa vida, quizas una pareja, lindos gatos regalones, perro, etc. No te laments más por lo que no tienes.

Evita Facebook. 

Evita Facebook para ayudarte a no sentir lástima por ti misma.

Haz algo bueno por los demás. 

Si bien es un reto ser Mujer sin Hijos, es aún más difícil ser un niño sin madre. Encuentra una manera de hacer una buena acción para un niño sin madre, ya sea donando dinero o tiempo. Ayudar a otros puede proporcionar sentimientos de felicidad y son uno de los mejores remedios para un día difícil.

Se muy agradable con tu pareja.

 Sí, él es tu familia. El día de la madre es sobre la celebración de la familia nuclear y ser un poco más agradable con tu pareja es un recordatorio de que tu pequeña familia es suficiente.

Ten una playlist con música que te ayuda a subir tu ánimo.

Hazla con anticipación, lista para ser escuchada.

Honra a otras madres sin hijos. 

Reúnete con otras Mujeres sin Hijos y apóyalas en su camino y su día. Conversen de sus sentimientos y disfruten de su compañía.

Regálate un día para ti, regalonéate.

Programar un poco de tiempo “para ti”. Ya sea cerca de casa o una escapada, este es un gran día para una pedicura, un masaje, y tal vez incluso un corte de pelo especial. Incluye movimiento, placer sensual (tacto, olfato, gusto, sonido, belleza). Puedes disfrutar de caminatas, yoga, hacer cucharitas con tu pareja, música, velas, fragancias, baños de burbujas, comida deliciosa o lectura. Para la mayoría de la gente, es más fácil si hay pocos niños alrededor. 

Se una con la naturaleza. 

Toma tu teléfono y pon la música que te gusta y sal a caminar. El ir de excursión es la mejor manera de despejar tu mente y el ejercicio puede hacer maravillas para el estado de ánimo y felicidad.

Del día de madre privado. 

Conversa con tu pareja acerca de cómo disfrutar este día. Si por lo general asisten a un servicio religioso, piensen en que quizás esta vez podrían no asistir, ya que este día se suele hablar de las madres. Avísale a tu familia que esta vez no estarás presente en la celebración.

Si aun transitas el camino de la esperanza, creen su propia celebración en honor a su anhelo de hijos. Si estás en pareja salgan y elijan una pieza especial de joyería cómo símbolo de su hijo. O  planten un árbol o flores para cerrar su ciclo y comenzar una nueva vida.

TereD.

Mujer Sin Hijos, un aporte a la evolución de la visión femenina.

Mujer Sin Hijos es un proyecto que está vivo y en constante evolución. Si quieres colaborar o tienes una idea que sume, estaré encantada de escucharla. Envíame un email a: mi historia@mujersinhijos.com.

Pin It on Pinterest