Luego de mucho cabecearme he decidido comenzar este blog y plasmar en la escritura mis vivencias con respecto a este trabajo de cierre con el proceso de ser mujer sin  hijos que he iniciado, y que pareciera haber pasado de modo desapercibido para los adultos con quienes me he relacionado toda mi vida. Increíblemente sólo mis sobrinos, en su pureza infantil fueron los único que se atrevieron a preguntarme el motivo de mi falta de hijos. Entiendo que los adultos quizás por miedo a enfrentar a que esta mujer que rompiera en llanto frente a la sola pregunta y no saber que hacer, por no enfrentarse a sus propias pérdidas o por «respecto a mi intimidad» no han sido capaz de siquiera tocar el tema, lo que me parece muy decidor de cómo se trata este tabu en Latinoamérica.

No sé son exactitud qué cosas iré descubriendo en el camino, qué fantasmas se me aparecerán y cuáles serán las nuevas facetas de mi personalidad y de vida que irán apareciendo.
Es raro esto de cerrar un ciclo tan importante junto a la llegada de la menopausia, se entremezclan dos procesos completamente desconocidos y de los que se habla muy poco.
Pero aquí me encuentro deseando comenzar esta segunda etapa de mi vida dejando atrás muchas cosas que comenzaron a molestarme desde hace unos años, queriendo seguir adelante mas liviana, sin arrastrar conmigo una mochila de cosas que en la actualidad me son inservibles.

El inicio de este blog está basado en mis vivencias al realizar terapia basada en el libro llamado Rocking the Life Unexpected escrito por Jody Day, del cual extraigo también muchos pensamientos y frases que he debido traducir al español. Leí por ahí que cada vez que hablamos, influimos en nuestro mundo. O lo formamos o lo derrumbamos. Las palabras pueden matar o curar. Pero al poder de escribir y plasmar parte de mi vida, como dice Jody Day, puedo crear nuevos mundos y con ello cambiar mi propia historia y con ella la de quienes me rodean y conocen

Escribir me ha servido a mi en mi camino y espero de todo corazón que si al menos le sirve a otra Mujer sin Hijos, será el mejor regalo que pueda dejar.

Tere D.

Pin It on Pinterest