De la serie “Encuentra tu Tribu”
(Continuación a la entrevista de Verónica Guajardo en Testimonios del 11 de marzo.)

mi-habilidad-mas-profunda

Verónica Guajardo Rives, Terapeuta Energética, Creadora del Foro del Zócalo, el foro de infertilidad más grande que hay en Chile y el único. En abril del 2016 cumplirá 10 años atendiendo en su consulta. De profesión universitaria diseñadora, hace 10 años entró el tema de las sanaciones. Ya venía de haber aprendido Tarot, Astrología, Lectura de manos. El 2004 por esas casualidades de la vida que no son casualidades le llegaron las sanaciones. “Tomé los cursos y descubrí que es lo mío… me encontré con que soy extremadamente hábil para la terapia energética, es algo innato en mi. Soy muy perceptiva de niña. Me he seguido perfeccionando, buscando técnicas de sanación más profundas y aliviadoras. Es un trabajo que hecho en mi primero y después lo traspaso a otras personas”.

Los inicios del Foro del Zócalo.

Fue en el 2002, en el entorno en que fallaron los primeros tratamientos de fertilización que -buscando información- llegué a un foro argentino. Mi ex marido era desarrollador web y yo ya tenía muchos años en la web. Como no había información sobre Chile, hice un sitio de infertilidad con toda la información que encontré de nuestro país. El sitio quedó dentro de nuestro portal, www.zocalo.cl. Un día mi marido me dice: ¿quieres un foro? Y así partió el foro un 5 de septiembre, que era el día de aniversario del matrimonio de mis padres, que ahora con todo el tema del árbol transgeneracional estoy empezando a entender cómo repetimos fechas en la vida.

Al año el foro se empezó mover mucho; al principio era un foro de todo el sitio y sólo de infertilidad. Y resulta que como tengo una capacidad de convocatoria enorme, soy muy líder, el año 2004 empezamos a conocernos; tengo amistades del alma de ese foro como la persona que me arrienda la consulta; tengo amigas que ya tienen hijos de 10 años por tratamientos, tengo muchos matrimonios amigos con hijos por adopción. Y he seguido en tantas personas todo el proceso desde que se hacen tratamiento, adoptan, se separan… estoy empezando a ver el fondo de la herida de por qué no tenemos hijos. Cuando ya el foro estaba muy activo el doctor Durruty, de la Universidad Católica, se ofreció para ayudar en el foro, y lo ha hecho durante 10 años.

Al foro entran 1000 personas por año, tengo feedback de haber leído más de 10 mil historias de infertilidad, porque me las leo casi todas. Aparte como soy vidente, cuando llega alguien a mi consulta le veo los rollos (problemas) en el aura; sé para donde van, se si el tratamiento va a resultar. He atendido mucha gente del foro, a muchas chicas les he ayudado con sanaciones o terapia floral. Por ejmplo: una chica que no quería tener hijos tenía el recuerdo de una abuela que había perdido cuatro bebés. Así me empecé a dar cuenta que nosotras en el útero tenemos la energía de nuestras ancestras.

El camino de las constelaciones familiares y el árbol transgeneracional.

De repente me topé con el tema de las constelaciones familiares y comencé a trabajar en mi misma con ellas. Ahí he ido entendiendo más profundamente por qué no tenemos hijos.

A través de una amiga, llegué a una consteladora muy power, en diciembre del 2012. En mi constelación con ella llegamos hasta la octava generación para atrás de mis ancestras, videnteando más que nada, yo tengo información solo hasta mi abuela. Resulta que llegamos a historias de terror. Mi bisabuela y sus hermanos mataron al padre por una historia de violencia bruta. Me empecé dar cuenta de que todos los hombres de ese linaje son psicóticos y eso incluye mi hermano mayor. De esa constelación salió la información de hombres súper tóxicos, alcohólicos, mentirosos, mujeriegos. Todos iguales de violentos, mi hermano, mi primo materno, los hijos menores de mi hermano y de mi primo materno igual con problemas de personalidad, entonces ahí entendí!: mi declaración de no quiero hijos enfermos era mucho más que una deficiencia mental (la deficiencia de mi hermana).

Hice mi árbol genealógico de mis ancestras como trabajo de conciencia. La consteladora me dijo “tú vienes de un linaje de devoradoras de hombres, las mujeres de tu familia son devoradoras.” Y de mis dos linajes materno y paterno. Entonces graciosamente hice un árbol solo con círculos y medios círculos, no usé cuadrados y triángulos para los hombres… de esto me di cuenta recién cuando fui a la tercera constelación. Cuando hice mi árbol en papel de colores, me apareció la hermana mayor de mi madre que no tuvo hijos y abortó 14 veces para no tenerlos, que se casó con un alcohólico y murió a palos por otro hombre alcohólico. Entonces yo hago todo este árbol con toda es toxicidad, lo hice así sintiéndolo y era tan claro lo que pasaba. Y me di cuenta: mi madre tuvo un hijo, una hija enferma que no tuvo hijos y yo que no tengo hijos… me quedó clarísimo la cerrada de linaje y ahí ya dije OK… entendí, comprendí desde muy adentro mío.

Y esa información se la traspasé a lo que me queda del linaje materno, pues nos ayuda a sanar a todos los que quedamos.
Y yo diría que recién ahí cerré bien mi duelo.

La energía de la mujer

En todo lo que hago como terapeuta he ido entendiendo que las vueltas de la vida son gigantes y que las cosas pasan por algo. Al mismo tiempo trabajando tanto con la energía, terapias de sanación y el aura, me he terapeado mucho. Mi aspiración mayor desde niña ha sido ser lo mejor que puedo ser y siempre me ha llamado la atención el desarrollo de la conciencia, el budismo y todo eso. He empezado a trabajar mucho el tema de qué es ser mujer. Llegué al tema de la mujer cíclica, de conocerme mis ciclos, alcancé a vivirlos de manera consciente dándome cuenta de las cuatro mujeres que somos. Viví mi menopausia sin ginecólogo de por medio, manejando las hemorragias con acupuntura, con homeopatía, de manera muy natural. Y al mismo tiempo me llegó este hombre tan sano, mi pareja. Y así, paso a paso, he ido entendiendo que tenemos un switch cultural de cómo ser mujeres.

La energía de la mujer es el principio pasivo, el receptivo, el oscuro, el húmedo. Me he empezado a dar cuenta -y se la estoy transmitiendo a muchas mujeres-, que si yo me conecto con esa energía receptiva enorme que tenemos cuando estoy haciendo el amor con mi pareja y lo recibo completamente, estoy viviendo mi energía femenina de una manera muy consciente. Y viviendo eso he ido descubriendo que tengo una capacidad de recibir y cobijar enorme, más de lo que sospechaba. Y así voy descubriendo la fortaleza enorme que es propia de nosotras, la que desconocía totalmente… como muchas, fui educada muy masculinizada.

Tengo una vocación de servicio social enorme, pero la volcaba de manera más bien mental, ahora la vivo de una forma más esencial. Entonces me he ido trabajando mucho como mujer en ese sentido y me he ido encontrando en una plenitud que jamás habría esperado. Hoy me miro al espejo y digo voy a cumplir 51 años, hago trekking, ando en bici, estoy planificando ir a las Torres del Paine a final de año con este par de hombres (pareja e hijo). Tengo una vitalidad que jamás me habría imaginado, estoy muy tranquila conmigo misma, muy en paz. Y agradezco cada paso que dado para atrás. Diría que en el tema de los hijos hay algo que evidente nosotras no vivimos y diría que si queda un vacío. Hay algo que está ahí que nosotras no vivimos pero cuando me preguntan “¿y no te da la tristeza no haber tenido hijos”?  digo “bueno yo no tuve hijos pero veo el aura y cuánta gente no ve el aura”. Tengo la habilidad para entrar en la psiquis humana… OK no tuve hijos en mi vientre y mido 1,50 y no 1,70 y nadie me pregunta ¿oye no te duele medir 1,50?

no-tuve-hijos-pero-soy-mujer

Me hizo mucho sentido algo que leí un libro al borde de separarme -ya no me servía para intentar trabajar el matrimonio-, se llama “Tu no me entiendes” de Deborah Tannen. Es una lingüista que explica que las mujeres somos horizontales y el hombre vertical, entonces amor horizontal no es lo mismo que amor vertical. Y eso me hizo un clic profundo. También leí un libro de Osho “La danza de las energías del hombre la mujer”; los kundalini honran mucho a la mujer, y dice que el hombre sólo supera a la mujer en fuerza física. Y esos dos libros fueron lo que me hicieron hacer un cambio. Entonces te puedo decir que si, tengo el ciclo cerrado, tengo claridad y aceptación por la historia familiar. He hecho un trabajo enorme y fuerte de aceptar la historia de la familia, porque una nunca quiere aceptar la partes mas oscuras de los ancestros… pero en esa historia están las explicaciones a la mayoría de nuestros problemas.

Armando rompecabezas

Siempre tenido la obsesión de entender cómo funcionamos los seres humanos, por eso estoy en esto.

Recuerdo la historia de una chica que tuvo un hijo de una primera ICSI, una segunda que no resultó, transfirieron óvulos congelados y no resultó. El primer hijo es un hombre pero ella quiere una niña; entonces resulta que llegaron a la ovodonación y la primera no le resultó. Estuvimos conversando un día muy largamente y le digo cuéntame la historia con tu madre. Llegamos a una historia de linaje materno muy herido. Entonces le digo tú para tener una hija no quieres a tu linaje materno y por eso necesitas ovodonación. No quieres una hija que herede tu linaje. Se le saltaron las lágrimas…

Tengo una historia de descendientes de alemanes. La abuela se embarazó durante la Guerra de sus dos hijas, para que te digo lo que vivió. Ella contaba que la ocupación había sido mucho más dura que la Guerra. Una de sus hijas tuvo tres hijos, quienes tienen hijos a su vez. La otra hija tiene tres hijas y ninguna tiene hijos. Lo más probable es que el embarazo de su madre haya sido mucho más difícil que el embarazo de la otra hermana. Así de claro. Desgraciadamente la abuela ya no está para preguntarle, pero también podría videntearla y verlo… Viendo historias así, me es tán claro ahora por qué no queremos hijos, tan claro. Por ejemplo mi ex tiene un trastorno de personalidad a la base –narcicismo-, entonces sí mi miedo mayor era tener hijos con trastornos de personalidad a la base era obvio que no iba a tener hijos con ese hombre. Y finalmente para poder asumir finalmente que no quise hijos tuve que darme una vuelta enorme, además hacer terapia necesitaba abrir mi conciencia para recién decir “en realidad sabía en el fondo de mi corazón que no quería hijos”.

Cada uno tiene un resorte y una frase. La mía es “no quiero tener hijos enfermos”.

Y en la medida que he ido trabajando el tema de la herencia familiar que es re fuerte, muchas veces veo la influencia de la madre, veo a la persona hablando y vislumbro en el aura a la madre hablándole al lado… o a la abuela… o al padre… o a un familiar muerto…

con-las-constelaciones

Ver todas estas historias es cómo armar los rompecabezas. Es un trabajo que disfruto enormemente, me llena el corazón ayudar a alguien. Y ver lo que cambió, que entendió -porque cuando uno entiende algo el aura se te ilumina, estalla- es algo que me gusta mucho presenciar. Y también me he ido encontrando muy femenina en la pega que estoy haciendo, cómo lo hago, como cobijo, es toda mi parte maternal.

Cuando estaba entrando en la menopausia -hace unos dos años se empezaron a distanciar las rojitas-, venía sintiendo que iba entrar en un periodo de una madurez muy rica. Algo me venían diciendo los sueños. Una amiga que vive en Estados Unidos me mandó un link sobre un blog de mujeres menopaúsicas pieles rojas; y me llegó el concepto de que cuando uno está menopáusica, esta embarazada de sabiduría. Y de todo lo que leí me hizo mucho sentido. Es algo que yo ya venía sintiendo con las mujeres que estaba atendiendo y me seguí dejando llevar por eso. Siento que estoy entrando en una etapa de la madurez en la que me siento muy plena.

Trabajando en terapia

En la terapia que yo uso yo aprendí a sistematizar el tema de ver el aura. Me refiero a que el aura es un disco duro lleno de información, con hologramas, películas. Cuando estoy en consulta, buscando en la consciencia de la persona, mientras ésta habla se van activando imágenes que se proyectan en el aura, son muy breves y sutiles. Mirándolas con atención voy entendiendo cómo funciona esa persona. Aprendí a trabajar en esas memorias, desatorar emociones, aprendí a desatar nudos, aprendí a ayudar a que la persona suelte la tristeza, suelte la culpa, que se suavice una escena de su vida de niña… el hacer consciente esas memorias provoca un alivio enorme, y un cambio en el comportamiento cotidiano. Las personas se empiezan a cuidar, a dejar conductas dañinas.

Son mágicas las sanaciones…

Después de tanta práctica – con un promedio de 1000 sesiones por año, y casi 10 años de trabajo-, tengo una sistematización enorme. Primero empecé con una técnica muy visual de “videntear”, más tarde me llegó otra técnica que es más perceptiva, que viene del yoga kundalini y tiene que ver con conectarse más con la sabiduría profunda del ser humano, esa que los chamanes conocen hace 10.000 años y que los occidentales la tienen bloqueada. Con esta técnica los desbloqueos son más profundos.

Y eso es lo que entrego en las sanaciones. Hago un trabajo bien potente. En general pido cuatro sesiones para desatar cualquier nudo, puede ser cada 2-3-4 semanas. Después las personas vuelven acá y dicen que les ha cambiado la vida. Yo diría que el 90% de las personas que hace las 4 sesiones vive un cambio enorme en la vida. Y es un trabajo tremendamente enriquecedor. Es mi aporte a la humanidad, o sea la manera en que hago que el metro cuadrado que habito quede mas limpiecito.

Y se me ha ido juntando todo. O sea todo mi camino de la infertilidad y de las vueltas que me di en la carrera . El hecho de haber tenido una niña enferma en mi familia, el hecho de ser hija de un preso político, de haber vivido de niña y con mucha conciencia el tema de la tortura, de los detenidos desaparecidos.

siento-que-todo-tiene-un-razon

Si deseas contactarte con Verónica Guajardo te dejo los datos acá.

Web
http://www.forodelzocalo.cl
http://www.zocalo.cl/brujita/
Celular: +569 8769 5497

e-mail brujita@zócalo.cl

——————————————————————————————————–

Mujer Sin Hijos, un aporte a la evolución de la visión femenina.

Este es un proyecto que está vivo y en constante evolución.
Si quieres colaborar o tienes una idea que sume, estaré encantada de escucharla.
Envíame un email a: mi historia@mujersinhijos.com.

 

Pin It on Pinterest