De la serie Plan para una vejez sin hijos

Tomar decisiones sobre lo que sucederá con nuestro patrimonio cuando fallezcamos es especialmente importante para las Mujeres Sin Hijos. Necesitamos-alguien-de-confianza

Hace unos años atrás realicé un poder a nombre de mi hermana menor que se convertirá en la persona que gestionará mis asuntos financieros, legales y fiscales si es que mi salud no me lo permitiera. Se con certeza que mi hermano estará a su lado en cada desición pero debo reconocer que no hemos conversado de estos temas y no deseo hacerlo cuando la vida se me vuelva difícil. Las personas mayores sin hijos podemos también designar a una sobrina o sobrino cercano – o un amigo de confianza o un primo.
Si uno no tiene a alguien de confianza, se puede establecer un fideicomiso revocable y asignar un banco o compañía de fideicomiso como fiduciario. Estos serían quienes asumirían las tareas financieras, incluyendo el pago de facturas y cuidadores, el pago de salud, y la supervisión de la casa si una está hospitalizada. Una ve que esto sólo sucede en películas de millonarios, pero creo que son igualmente importantes para todo tipo de personas.

un-equipo-de-expertos Un contador, un planificador financiero, un abogado de planificación patrimonial, y tal vez un administrador de atención geriátrica o un médico de confianza y para eso necesitamos realizar una investigación exhaustiva. El planificador financiero desarrollaría un plan para pagar por el cuidado a largo plazo y otros servicios. Además, si las personas sin hijos no queremos que nuestros activos vayan a parar a parientes que nos desagradan (que no es mi caso) o a los que apenas conocemos, podemos establecer un testamento o el mismo fideicomiso.

Un punto muy importante es que las parejas no casadas, muchas de las cuales no tienen hijos, necesitan comprender que sin documentos legales, la pareja de una persona enferma quizá no tenga voz en la toma de decisiones de atención médica. Y a la pareja de una persona difunta quizá no se le permita permanecer en la casa del otro o tener acceso a fondos de retiro o muchos de los beneficios que una pareja casada tradicional. Esto lo viví con una anciana que conocí hace unos 20 años atrás que vivió momentos muy duros con los herederos legales de su pareja que después de 50 años juntos deseaban dejarla en la calle.

Por estas cosas es que es importante hacer un testamento para que pueda identificar quién heredará nuestras posesiones. Nuestros deseos muy detallados, con amigos o familiares nombrados como beneficiarios de nuestras posesiones que ya sean muchas o pocas obviamente habrán algunas a las que estamos más apegadas y deseamos que alguien en especial las herede como joyas, obras de arte, dinero, y por supuesto, nuestras amadas mascotas que pueden ser casi como hijos para nosotras. Un fideicomiso para la mascota asegura que sean atendidas aunque suene extravagante!

Cuando no hay niños para dejar nuestras cosas incluso podemos dejárselas a alguna institución, incluso podemos crear un fondo de becas específicamente designado para estudiantes de posgrado que no tengan hijos. No hay que olvidar que en algunos casos familiares y amigos pueden sentirse obligados a colgarse nuestros tesoros encima y no disfrutarlos como nosotras.

Como ven, hay mucho en que pensar, investigar y conversar aun. Cada una necesitará evaluar qué de todo esto se aplica a nuestra vida. En eso estoy yo actualmente.

——————————————————————————————————–

Mujer Sin Hijos, un aporte a la evolución de la visión femenina.

 

 

Pin It on Pinterest