24.9 C
Santiago
lunes, noviembre 28, 2022
spot_img

Mujeres que inspiran mi caminar – «Jane Austen»

Hija de George Austen clérigo protestante, rector de la parroquia de Steventon y Cassandra Leigh. Séptima hija de una familia de ocho hermanos, su familia pertenecía a la burguesía agraria.
Como medio para allegarse de más recursos para sostener a su familia, el Sr. Austen recurrió a otra actividad importante: la enseñanza. Así, desde antes del nacimiento de su hija menor, la rectoría de Steventon era una especie de pequeño internado para varones, donde niños y jóvenes recibían instrucción y a algunos de ellos se les preparaba para ingresar en la universidad.

En aquel tiempo, las mujeres por lo general eran básicamente educadas en casa; se les enseñaba a leer, escribir, coser, bordar, atender la casa, es decir se les preparaba para algún día hacerse cargo su propio hogar y en algunos casos también adquirían otras habilidades como dibujar, cantar, tocar algún instrumento musical y aprender algún idioma extranjero (francés, italiano). Si los recursos de sus familias lo permitían, contrataban a una institutriz y tutores especiales o las enviaban a algún internado para señoritas a fin de que terminasen de pulir su educación.
Cuando le llegó el turno a su hermana Cassandra, aparentemente la pequeña Jane no quiso separarse de ella, y los Austen consideraron que tenían el dinero suficiente para enviarlas a ambas. Así en 1783, fue que la futura escritora salió por primera vez de casa. Las hermanas fueron a un pequeño internado en Oxford y luego a la escuela de la Abadía en Reading. Sin embargo, para 1786, los Sres. Austen tuvieron que reconocer que no podían seguir pagando la colegiatura, así que Cassandra y Jane regresarían definitivamente a Steventon.

Eso no significó que la educación de sus hijas fuera abandonada, probablemente el Sr. Austen les permitió asistir a las clases que daba a sus pupilos o les dedicó también un poco de su tiempo a ellas. Quizá es así como pudo descubrir la gran inteligencia de su hija menor y por ello le dio libre acceso a su biblioteca personal. Así la educación de la joven Jane Austen comenzó a ser en parte autodidacta y sui generis.

26-jane-austen

En esos felices años de adolescencia, la joven Jane comenzó a escribir, alentada seguramente por su padre, y algunas de las piezas fueron su contribución para divertir a la familia. Esas obras juveniles, que datan de entre 1787 y 1793, se conservan en tres cuadernos y aparecieron publicadas hasta el siglo XX, como son “La historia de Inglaterra”, “Amor y amistad”, “El castillo Lesley” y “Catherine o el cenador”.

En 1795 Jane se enamora. Si bien tenía algunos pretendientes nada serios, ella no parece haber considerado a ninguno hasta que conoció a Tom Lefroy, un joven irlandés estudiante de leyes. La preferencia de ambos jóvenes fue lo suficiente como para causar alarma entre sus parientes, pues ninguno de los dos contaba con el dinero que les permitiese formalizar una relación. Tom fue despachado lo más pronto posible a Londres y no se le volvió a ver en el vecindario.
Luego de ese fracaso amoroso con Tom Lefroy se concentraría en su trabajo literario. Ya anteriormente había completado su primera novela: Elinor y Marianne (posteriormente transformada en Sensatez y sentimientos. A ella le siguieron Primeras impresiones (que pasaría a ser Orgullo y Prejuicio y Susan (luego titulada La abadía de Northanger). Apacible, sereno y equilibrado es también su modo de novelar, la minuciosa y sutil ironía con que describe el ambiente que la rodea, el de la alta clase rural del sur de Inglaterra. La intriga narrativa suele ser de poca importancia, por lo que el interés de sus obras reside en los diferentes matices psicológicos de sus personajes, interpretados con gran agudeza, y en la descripción amable y comprensiva, pero no carente de maliciosa ironía, del ambiente social de la burguesía acomodada.

Sin embargo, en 1816 la escritora comenzó a cansarse con facilidad, en ocasiones sentía la necesidad de recostarse por las tardes. No quería dar importancia al asunto, había comenzado una nueva novela (Sanditon), pero finalmente llegó un momento en que ni siquiera podía sostener un lápiz. Forzada a reconocer esa debilidad física, consultó al médico, pero no acertaban a determinar su problema de salud. Los síntomas comenzaron a agravarse: cansancio crónico, fiebre, rigidez, cambios en la coloración de la piel. Se cree que probablemente padecía la Enfermedad de Addison, una afección de los riñones ocasionada por el bacilo de la tuberculosis, pero no identificada en aquel tiempo, aunque también existe la posibilidad de que haya sido cáncer.

No llegó a contraer matrimonio. Ni tuvo hijos. Tras una larga pero estoica agonía finalmente falleció la madrugada del 18 de julio de 1817, cuando apenas contaba con 41 años.

Jane Austen es una Mujer Sin Hijos.

Revisa nuestra galería en Pinterest de Mujeres Sin Hijos a través de la historia.
Mujer sin Hijos – Tu Voz


Déjate inspirar, agrega tu voz, tu historia también podría inspirar a alguien más.
Descarga el PDF y envíanos tus respuestas al mail de mujer sin hijos Mujer Sin Hijos, también puede ser un video, un poema, una canción, etc.

Este es un proyecto que está vivo y en constante evolución.
Con un me gusta o compartiendo la página no sólo ayuda a difundir este proyecto sino que ayudas a otras Mujeres Sin Hijos a encontrar su comunidad. Gracias!

Artículo anteriorCírculos de Mujeres
Artículo siguienteEl Foro del Zócalo: Infertilidad

Related Articles

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

REDES SOCIALES

2,490FansMe gusta
1,095SeguidoresSeguir
13SeguidoresSeguir
66suscriptoresSuscribirte
- Advertisement -spot_img

Últimos artículos

Abrir chat