Cuando todo se ha ido ¿Qué queda?

¿Y si todo lo que siempre quise ya no es lo que realmente quiero? Con casi cincuenta años, sin hijos ni pareja, con un buen trabajo y con una vida sin mayores preocupaciones por delante pensé que tenía todo lo que cualquiera podría desear. Hasta que todo cambió. Luego...

Reconectándome con lo que me motiva.

Tantos años viviendo una vida que no fue me ha dejado con una sensación de que nada vale la pena. Me mantengo ocupada, tan ocupada en la oficina o encontrando nuevas cosas por hacer y que luego me aburren que finalmente no avanzo en nada con mi vida. Comienzo algo me...

Pin It on Pinterest