Estás en un asado y la hermana de tu cuñada entabla una conversación. Inevitablemente te pregunta, «¿Tienes hijos?» ¿Qué dices?

 Las gran pregunta es:

que-queremos-decir

Es posible que necesitemos un par de discursos a mano, dependiendo de si estamos respondiendo a un extraño entrometido en un autobús, alguien con quien podríamos reunirnos de nuevo (la tía vecino o un nuevo conocido negocio), o alguien conectado con gente que conocemos bien (la cuñada de tu amiga).

TODA-LA-VERDAD

Necesitamos estar preparadas para dar tanta o tan poca información como queramos y no sentir que tenemos que responder a sus preguntas. Está perfectamente bien decir: «No tengo ganas de hablar de esto aquí», y luego cambiar de tema … sólo tenemos que tener preparado el tema al que vamos a cambiar.
Algo a considerar es que a la naturaleza humana le gusta resolver problemas. Si nuestra respuesta es «No, lo intentamos pero no funcionó», sabemos que hay una enorme posibilidad de alentar respuestas de tipo: «¿Has considerado la adopción?» a lo que sigue la historia de un amigo de un amigo que tuvo un bebé casi por milagro después de años de intentos luego de que se leyó 50 Sombras de Grey.
¿Cómo vamos a esquivar esta «amabilidad?»

No le demos a la gente un problema a resolver.
Si no damos a la gente un problema a resolver, su “amabilidad” no recibirá la oportunidad de ser expresada.
Estos son algunos ejemplos de respuestas a la pregunta «¿Tienes hijos?»
«No, no funcionó.»
«No, lamentablemente no.»
«Lo intentamos, pero supongo que simplemente no era nuestro destino.»

Si no tenemos ningún interés en oir las respuestas «útiles» de ellos, podemos usar una de estas respuestas:
«No. ¿Y tú?»
«No, pero estoy bien ello y eso significa que ahora puedo…»
«Hemos decidido viajar en vez de tener hijos.»
«No. Tengo 23 gatos y tres de ellos son polidactiles.»
«No, pero tengo tres sobrinos y me encanta ser una tía, de hecho la semana pasada, yo …».

INCOMODAS

La mayoría de las personas (excepto tal vez los padres más obsesivos) tienen otros temas de interés de los cuales hablar.

¿Qué quieres que sepan de ti?
¿De qué puedes hablar todo el día?
Llevemos la conversación a nuestro tema favorito y busquemos un terreno común diferente de conversación.

Algunos consejos:

  • Llega tarde. Si es posible, llega una vez que la fiesta ha comenzado para evitar una prematura charla incómoda.
  • Toma la iniciativa. No esperes a que alguien más inicie la conversación. Llega armada con algunos temas sencillos de conversación y dirige la conversación a los viaes, los deportes, o cualquier otro tema en que te sientas segura.
  • No trates de ser fabulosa. Está bien llegar, ser amable, e irte cuando estés lista. No te sientas obligada a hacer lo máximo. Puedes ser fabulosa nuevamente en otro evento.
  • Mantente ocupada. Hacer algo útil puede ayudarte a evitar enredarte en conversaciones personales, y te dan una gran excusa para dejar abruptamente una situación incómoda sin parecer grosera. Reúne vasos vacíos, repón el cuenco de papas fritas, u ofrece ayuda al organizador.
  • Retírate temprano. No pienses que tienes que quedarte hasta el final. Ten una excusa razonable para irte. Dolor de cabeza, animales enfermos, y obligaciones de trabajo son todas excusas útiles.

Algunas palabras sobre el duelo
Revistiéndonos con una armadura, pasando por la preparación mental, y práctica de un discurso de ascensor pueden ser grandes herramientas de supervivencia a corto plazo, pero necesitamso tener cuidado de no utilizarlas para enmascarar una verdadera pena. Tomémonos el tiempo para reconocer lo que hemos perdido, el sueño de la maternidad y todo lo que esperabamos que fuera y démonos permiso para llorar esa pérdida, a pesar de que es una pérdida que nuestra sociedad todavía no la comprende plenamente.
Si intentamos eludir el dolor suponiendo que con el tiempo va a desaparecer solo, terminaremos llevándolo con nosotras hasta que perjudique otras áreas de nuestra vida. Es más, hasta que no reconocemoss y trabajamos el dolor, aquellas emboscadas emocionales continuarán siendo puntos sensibles.

 Obteniendo Ayuda
Si necesitas más ayuda, busca un terapeuta con experiencia en infertilidad y pérdida.

Si quieres profundizar más sobre lo que lees en el blog o necesitas compartir más íntimamente lo que estás viviendo, únete a nuestro grupo privado de Facebook. Una comunidad de apoyo en línea inteligente, amable, compasiva, y privada de mujeres como nosotras de todo el mundo que viven lo que es ser una Mujer Sin Hijos en nuestro mundo obsesionado con la maternidad y donde compartimos nuestras emociones en un ambiente de mas intimidad y contención.
Si te sientes aislada ser parte de la comunidad será el comienzo de un nuevo punto de vista, así como nuevas amigas en línea y fuera de línea.
Si estás interesada y quieres formar parte de nuestra comunidad online escríbeme al mail de  Mujer Sin Hijos.

Pin It on Pinterest